Fondo Social Vivienda – Requisitos

Dentro de los post que vamos a dedicar al Fondo Social Vivienda, para a familias desalojadas por impago de la hipoteca, hoy vamos a revisar los requisitos necesarios para acogerse a estos alquieleres

Los requisitos se enumeran en la web del Imserso, a la que podéis acceder desde aquí para tener más detalle. En cualquier caso según la misma, se van a poder beneficiar de esta medida las personas que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual y cumplan las siguientes condiciones, según se indica en la misma web:

  • Que el desalojo se haya producido como consecuencia de una demanda de ejecución, por impago de un préstamo hipotecario, iniciada por la misma entidad que constituye el FSV.
  • Que el desalojo se haya producido a partir del día 1 de enero de 2008.
  • Que en el momento de presentación de la solicitud se encuentre en las siguientes circunstancias:
  • Que el conjunto de los ingresos mensuales de los miembros de su unidad familiar no supere el límite de tres veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (1.597 € conforme al Iprem actual).
  • Que ninguno de los miembros de la unidad familiar disponga de vivienda en propiedad.
  • Que se encuentre en un supuesto de especial vulnerabilidad. A tal fin, se entenderán como tales cualquiera de los siguientes:
  • Familia numerosa, de conformidad con la legislación vigente.
  • Unidad familiar monoparental con dos o más hijos a cargo.
  • Unidad familiar de la que forme parte, al menos, un menor de tres años.
  • Unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral.
  • Unidad familiar en la que el deudor se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por desempleo.
  • Unidad familiar con la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca o su cónyuge por vínculo de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, y que alguno de sus miembros se encuentre en situación personal de discapacidad, dependencia, enfermedad grave que les incapacite de forma temporal o permanente para realizar una actividad laboral.
  • Unidad familiar en la que exista alguna víctima de violencia de género.

Deja un comentario